Uy Festival 2014

UY Festival 2015!

Dedicamos la quinta versión a la Sexualidad y los miedos que convergen alrededor, violencia, discriminación y exclusión sexual, entre otros. Tres días de reflexiones acompañadas de entrevistas, diálogos, humor y arte. Sensibilidad y análisis en torno a los miedos que nos acompañan.

jueves, 20 de octubre de 2011

Brujas Vs. Angelitos

Tomado de
http://www.colombiaaprende.edu.co/html/estudiantes/1599/article-110944.html

En la costa caribe colombiana existe una antigua tradición entre los feligreses de la iglesia católica que busca reemplazar el tradicional Día de las brujas. Se trata del “Día de los Angelitos”.
Cuentan los abuelos de la Región Caribe, que mucho tiempo antes de que llegara a Colombia la tradición del Halloween, con sus brujas y calabazas, los niños y niñas del país no celebraban el 31 de octubre sino el 1 de Noviembre por ser el "Día de todos los santos".
Vestidos de Ángeles y armados de un tambor de lata, pasaban de casa en casa pidiendo dulces y cantando: "Ángeles somos, del cielo venimos, pidiendo limosnas pa’ nosotros mismos…". Esto sucedía durante el día.
Los vecinos les entregaban dulces o galletas, si era en la ciudad. Pero si era en el campo, daban lo típico de la región, ya fuera caña de azúcar, panela o frutas. Si los regalos eran generosos, los niños respondían: "Esta casa es de rosas, donde viven las hermosas", pero si no obtenían sus dulces, el cántico era: "Esta casa es de agujas, donde viven todas las brujas".
Cuando terminaba la mañana, los niños se reunían en el monte o en el patio de alguna de sus casas para hacer un "cocinao" con todas sus golosinas.
Con el tiempo, esta tradición se fue perdiendo para darle paso a la celebración del Halloween, el 31 de octubre, en la víspera del Día de Todos los Santos ("All the Hallow´s eve", en inglés).
[arriba]
La Arquidiócesis de Barranquilla ha venido realizando campañas para rescatar la tradición del día de los angelitos y motivar en los niños el amor por lo local. Asimismo, los está invitando a rechazar cualquier manifestación de violencia, oscuridad o muerte representada en los disfraces.
De esta forma, cada 1 de noviembre, e incluso, la noche del 31 de octubre, niños y niñas que se unen a esta tradición, salen de sus casas disfrazados de Ángeles o de sus personajes favoritos de la vida nacional, como Juan Pablo Montoya, y piden dulces al ritmo de tambora.
Para Liliana Cely, barranquillera de 26 años, "este día debe tomarse como un homenaje para los niños y la exaltación de sus características más puras como la inocencia y la ternura, lo que en realidad los hace ser angelitos". Según ella, "esta celebración nada tiene que ver con monstruos y fantasmas ni debe prestarse de escenario para rituales satánicos o mensajes negativos para nuestros niños", concluye.
del cielo venimos,
pidiendo limosnas
pa nosotros mismos.
Pan y vino pa Marcelino
Pan y ron pa Marcelón.
Busca el sencillo
busca el sencillo
cinco centavos pa mi bolsillo.
No me veas, no me veas,
saca el bollo de la batea.
No te rías, no te rías,
que la mochila está vacía.
Papaya fría pa las querías,
papaya asá pa las casás.
Rao, rao, rao, rao,
que los caimanes están atoraos.
Esta casa es de agujas,
donde viven todas las brujas.
Esta casa es de rosas,
donde viven las hermosas.
Esta casa es de rosas,
donde viven las piojosas.

No hay comentarios:

Loading...